| INICIO | CONTACTO | QUIENES SOMOS | ENLACES |
You need to upgrade your Flash Player or to allow javascript to enable Website menu.
Get Flash Player
 
08/07/13

ECONOMÍA: CRISIS DE LARGO PLAZO

Ha mediados de la década pasada casi nadie pensaba que estábamos por entrar en un período de crisis económica mundial que superaría incluso la famosa crisis de 1929.
No existe para nada ningún tipo de exageración en esta definición. Es una crisis mayor porque ésta que estamos sufriendo es realmente mundial, puesto que todo el mundo está bajo la férula del capitalismo. En aquel entonces la cuarta parte del mundo estaba por fuera de este sistema económico-social.
Esta crisis no solo es financiera sino económica y estructural. Tiene que ver con la esencia y las contradicciones lógicas del sistema capitalista.
Desde hace tiempo se sabe que la producción burguesa produce ciclos de crecimiento y retroceso; según la rama de producción estos ciclos van desde cuatro meses en la informática hasta los 12 años en la industria pesada.
Cada tanto sin embargo, se combinan varios ciclos tanto sean de crecimiento como de retroceso que retroalimentan al conjunto del sistema haciendo vivir un crecimiento o una crisis más profunda que lo normal y de más duración.
Kondratieff a mediados de la década del 20 del siglo pasado compiló, en la URSS, una serie de datos que lo llevaron a la conclusión que además de los clásicos ciclos cortos por rama de producción, cada veinticinco años se daban procesos de crecimiento o retroceso generalizados que completan un ciclo entero cada cincuenta años.
Posteriormente varios autores marxistas, entre ellos Ernest Mandel en su extraordinario “Capitalismo Tardío”, precisaron las características que se necesitaban para que se relanzara, luego de una crisis de Onda Larga Recesiva, la economía mundial: nuevas matrices energéticas, nuevos mercados mundiales, nuevas materias primas, tecnologías de punta y sobre todo derrota histórica de los trabajadores, entre otras cosas.
Ondas Largas Recesivas y Productivas se fueron sucediendo desde 1793 hasta la fecha.
Esta crisis se enmarca dentro de este proceso, estamos viviendo una Onda Larga Recesiva en sus comienzos. Por otro lado ésta se combina con una crisis sin precedente de la especulación financiera y sus burbujas ficticias. Han explotado casi todas. Además, lo que era una de las bases para el relanzamiento de la explotación, la naturaleza, está en una crisis sin precedentes a punto de hacer colapsar la vida tal cual la entendimos hasta ahora.
No por casualidad los biólogos hablan cada vez más que estamos ante la quinta extinsión masiva de la vida en el planeta, producto de la barbarie de la economía capitalista. A la humanidad este sistema no trata mejor que al resto de la vida en el planeta: 1.000 millones de seres humanos no tienen acceso al agua potable; 3.700 millones viven en la pobreza; 1.500 millones “gastan” ¡dos dólares al mes para sobrevivir!!!!!..., y así por delante en un largo y triste etc. ominoso.
Tomando en cuenta la guerra civil estadounidense de 1861-65 y la franco- prusiana de 1870-71, las que en conjunto algunos consideran como la primera Guerra Mundial, o en todo caso como proto guerra, en las tres anteriores crisis de Onda Larga Recesiva el capitalismo salió mediante una cada vez mayor destrucción de riqueza, materiales, y seres humanos. La primera y Segunda Guerra Mundial son un claro ejemplo de lo que hablamos.
¿Ello significa que fatalmente estemos caminando hacia otra guerra mundial? Por supuesto que no, aunque la racionalidad en los principales líderes del capital de la Tierra no parece ser la que predomine justamente. La historia no tiene porque repetirse, pero sería una estupidez no tomar en cuenta los antecedentes.
La crisis, que parece que se estabilizó y que ya pasó lo peor, genera también este tipo de espejismos optimistas que se ha vivido en los últimos meses. Por ejemplo dicen que la banca ha mejorado y ha comenzado a superar los números negativos. Hay que recordar que entre Europa, Japón y EUA se volcaron a la banca en crisis 4 billones de dólares (4.000.000.000.000 de U$S), cuando para solucionar todos los desastres arriba mencionados bastarían con 150.000 millones de dólares. El Citi valía antes de la crisis U$S 276.000 millones de U$S, hoy saliendo de la crisis y “creciendo” vale menos de la miitad. Bank Of América pasó por un proceso similar, perdió el 75% de su valor en acciones, para luego recuperarse pero sobre la base de capital financiero ficticio, es decir salido de las máquinas de imprimir yanquis.
La General Motors se fundió, la Chrysler colapsó. A ambas las recuperando socializando las pérdidas por parte del Estado más liberal de la historia. En Europa y Japón la cosa no está mejor y China está lejos aun de ser el salvador de la economía mundial por sí sola.
Todo ello sin mencionar la crisis del dólar y la marcada crisis política y militar de EUA.
Pero para la burguesía imperialista no son estos datos lo que importa. Lo fundamental para ellos es la pérdida de la tasa de ganancia promedio que a partir de la crisis, o aun antes, se está produciendo:
Veamos el siguiente cuadro que aproximadamente nos dará una idea de la caída de la tasa de ganancia.

No estamos saliendo de la crisis. Estamos entrando en una meseta recesiva, no explosiva, sino calma y permanente que durará muchos años y que implicará una nueva época histórica de la humanidad, una era de oportunidades o desbarrancamiento total. La palabra volverá nuevamente a los labios de los trabajadores y sus aliados. La revolución comienza ha estar nuevamente en las banderas de lucha y en el orden del día mundial. Las agoreras palabras de Rosa están más vigentes que nunca: Socialismo o Barbarie.

 

 

 

 

 

SEGUINOS EN:


   
 

ENLACES ORG. SOCIALES